La prevención del Alzheimer se ha convertido en un tema de suma importancia, especialmente a la luz de los alarmantes datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015.

 

El Alzheimer afecta aproximadamente a 47 millones de personas en el mundo, representando este número un 5% del total de la población mundial de edad avanzada.

 

Los enfoques proactivos y estrategias de prevención para abordar este trastorno son necesarios para garantizar la calidad de vida de la futura población de edad avanzada.

 

Más Allá de la Prevención: Comprendiendo el Impacto del Alzheimer

El Alzheimer es un trastorno cerebral que destruye la memoria, la capacidad de pensar y, con el tiempo, afecta incluso funciones vitales como caminar. Esta afección progresiva está caracterizada por la degeneración del tejido cerebral, la acumulación de una proteína inusual (beta-amiloide) y el desarrollo de ovillos neurofibrilares.

 

Los ovillos neurofibrilares son estructuras poco comunes que se localizan en diversas partes del cerebro y desencadenan demencia, alucinaciones visuales, caídas repetidas, entre otras características.

 

El impacto del Alzheimer en la familia conlleva cambios totales en hábitos, rutinas y funciones dentro del núcleo familiar. Se manifiestan sentimientos de miedo, tristeza, soledad e impotencia, entre otros. Además, siempre hay una figura que se repite en las familias, y es la del cuidador quemado. Esta figura sufre un desgaste emocional y físico debido a la exposición a factores que abarcan su vida personal, sobrecarga de responsabilidades y estrés.

 

¿En posible la prevención del Alzheimer?

 

La prevención del Alzheimer a niveles clínicos o médicos no está probada; sin embargo, existen una serie de consejos y factores a seguir para prevenirlo:

 

  • Ejercicio físico y mental: El ejercicio físico es parte integral de un estilo de vida saludable, lo que puede reducir el riesgo de demencia y deterioro cognitivo.

 

  • Descanso adecuado: El sueño es fundamental para una vida saludable. Actualmente, se reconoce el papel de las anomalías en el sueño en el deterioro cognitivo.

 

  • No aislarse socialmente: Se recomienda mantener relaciones con personas cercanas, ya sean amigos o familiares. El aislamiento en personas mayores puede contribuir al agravamiento de trastornos o enfermedades relacionadas con la neurología.

 

Consejos Prácticos para Familiares de Personas con Alzheimer

 

Al principio, las personas con Alzheimer y demencias experimentan cambios en la memoria o el razonamiento, los cuales no afectan directamente la vida cotidiana. Con el tiempo y la intensificación de este trastorno cerebral, las acciones cotidianas, como el aseo o vestirse, se vuelven más complicadas. Con el objetivo de facilitar la situación, proporcionamos algunos consejos para hacerla más llevadera:

 

  • Ayudar a la persona afectada a hacer listas de las cosas que desea hacer.
  • Planificar actividades que la persona pueda realizar y disfrutar dentro de una rutina, manteniendo un mismo horario siempre que sea posible.
  • Permitir que la persona afectada realice el aseo y la vestimenta directamente, siempre y cuando sea posible.
  • Mantener la alimentación en un lugar conocido y familiar.
  • Intentar mantener una rutina establecida, en la que las acciones se desarrollen de manera habitual.

 

El Rol del Cuidador en la Prevención del Alzheimer: Estrategias y Apoyo Emocional

 

Los cuidadores de pacientes con Alzheimer realizan una serie de esfuerzos que van aumentando a medida que la enfermedad del paciente avanza. Estas personas realizan entre otras muchas labores tareas de acompañamiento, suministro de medicación o ayuda para acciones diarias básicas como asearse o vestirse.

 

Debido a ello y al paso del tiempo y a la degeneración de los pacientes, estos pueden sufrir el síndrome del cuidador quemado.  Este sindrome entre otras consecuencias puede causar ansiedad,migrañas o  declive del sistema inmunológico.

 

Al igual que pasa con el entorno familiar o cercano del paciente, el cuidador también se ve afectado de forma psicológica debido al desvanecimiento que puede observar en el paciente o usuario. Para ello es necesario un apoyo psicológico y emocional.

 

En ASISPA Formación contamos con el curso de apoyo emocional “Técnicas de Afrontamiento, Relajación y Mindfulness”, en el cual se ofrecen herramientas para gestionar el estrés y regular las emociones en la vida diaria.

Teleformación

Consejos para Cuidadores: Conocimiento y prevención del Alzheimer.

 

Para trabajar con personas con la enfermedad del Alzheimer, es fundamental tener en cuenta el tipo de enfermedad y el deterioro que el tiempo irá mostrando en la persona afectada. También es importante conocer las fases de la enfermedad para entender el esfuerzo físico y psicológico que esto conlleva.

 

Conocer los rasgos clínicos, como los signos y los síntomas del Alzheimer, es esencial para llevar a cabo un estudio o seguimiento del paciente. Identificar los síntomas de mejora o deterioro del paciente y actuar en base a ello.

 

En ASISPA Formación, ofrecemos el curso “La enfermedad del Alzheimer y otras demencias”, que proporciona formación inicial sobre demencias, pasando por las fases del Alzheimer hasta consideraciones éticas

 

Esperamos que hayáis disfrutado y encontrado útil este blog sobre el Alzheimer. Coméntanos qué te ha parecido o contáctanos si tienes alguna duda.

X