Las transferencias de recursos entre generaciones permiten satisfacer necesidades de las personas a lo largo de su ciclo vital

Las personas, a lo largo de su vida, consumen, producen, ahorran y comparten recursos, y las actividades que desarrollan varían significativamente según el momento de su ciclo vital. Tanto en la infancia como en la etapa de la vejez, las necesidades de consumo personales superan las que podría cubrir cualquier actividad económica, mientras que solo durante la edad activa se producen recursos. Para satisfacer las necesidades y garantizar el bienestar de toda la población son claves las transferencias de recursos entre generaciones. A este fin, las sociedades organizan las transferencias de recursos intergeneracionales a través de las familias y del sector público. Esta organización varía según el desarrollo del estado del bienestar en cada país y está condicionada por los cambios económicos, sociales y demográficos que se producen en la sociedad.

Compartimos este interesante artículo del Observatorio Social La Caixa. Léelo completo:

Leer artículo completo
X