911 950 095 comunicacion@asispa.org

La prevalencia de la diabetes en personas mayores se estipula en torno al 30% de la población mayor de 75 años. Además, se estima que un 10% de esta población no tiene la diabetes diagnosticada, con los riesgos que supone ignorar esta patología.

Desde ASISPA queremos hablar en este artículo sobre esta enfermedad, qué tipos de diabetes hay y cómo afecta a las personas con más edad.

¿Qué es la diabetes?

Según el diccionario, la diabetes es una enfermedad crónica e irreversible del metabolismo en la que se produce un exceso de glucosa en la sangre y la orina. Es debida a una disminución en la secreción de la hormona insulina o a una deficiencia de su acción.

La insulina, hormona segregada por el páncreas, es la encargada de mantener los valores de azúcar en sangre que el cuerpo necesita para su correcto funcionamiento. Las personas con diabetes tienen un aumento de la glucosa en sangre, lo que puede ser perjudicial para el corazón, el riñón y las arterias y producir deficiencias cardíacas, problemas renales o, incluso, amputaciones de miembros inferiores.

En cuanto a las causas de la diabetes, no se conoce exactamente pues, incluso una vez que se ha producido la aparición de la enfermedad, hay un gran número de síntomas que dependen del paciente y del tipo de diabetes de que se trate. 

Veamos qué tipos hay:

Diabetes tipo 1

Es aquella en la que se produce una destrucción de las células que producen la insulina en el páncreas. Es el propio organismo el que genera esos anticuerpos que destruyen dichas células como ocurre en otras enfermedades autoinmunes.

No se conoce el origen de este tipo, aunque se está investigando en predisposiciones genéticas unidas a factores ambientales. 

Este tipo de diabetes suele aparecer en la infancia, aunque también puede iniciarse en la adolescencia o en la edad adulta.

Diabetes tipo 2

Es el tipo de diabetes más frecuente en las personas mayores. Es mucho más frecuente que la diabetes de tipo 1 y se debe a una disminución de la cantidad de insulina en el páncreas y a una menor acción de la existente. Suele estar causada por el exceso de peso y la obesidad.

Diabetes gestacional

Es la que se produce durante el embarazo. En ella el cuerpo no es capaz de generar la insulina necesaria para incrementar la reserva de energía. Suele desaparecer tras el parto.

diabetes en personas mayores

Según el Instituto de Medicina Molecular de Finlandia, la tipología se podría clasificar en 5 grupos: 

  1. El grupo 1, con una diabetes severa autoinmune que se correspondería con la que llamábamos de Tipo 1
  2. El grupo 2, con una diabetes severa por deficiencia de insulina. En este grupo, muy parecido al anterior, la diferencia radica en que la deficiencia de insulina no se debe a una respuesta autoinmune del organismo, sino a un defecto en sus células que presentan dificultades para producir la insulina.
  3. El grupo 3, es la diabetes severa por resistencia a la insulina. Suele producirse en personas con sobrepeso que producen insulina, pero el cuerpo no responde a la hormona.
  4. El grupo 4 estaría compuesto por los pacientes con diabetes moderada relacionada con la obesidad.
  5. Y el grupo 5 que sería la diabetes moderada relacionada con la edad.

¿Cómo afecta la diabetes en personas mayores a su día a día?

La diabetes tipo 2, la más frecuente en personas mayores trae consigo una serie de síntomas que pueden afectar al día a día de estas personas.

Entre los síntomas de la diabetes destaca:

  • sentirse más cansado, 
  • tener más hambre, sed o necesidad de orinar de lo normal, 
  • adelgazar de forma notable sin quererlo, 
  • problemas en la vista como visión borrosa, 
  • una mayor incidencia en el desarrollo de infecciones en la piel
  • curarse lentamente heridas o moratones

Estos síntomas, son muchas veces identificados por las personas afectadas como lógicos en la edad, como si fueran propios del envejecimiento, pero también pueden ser signo de un problema más grave como la diabetes. Por esa razón, siempre es recomendable que se consulte con el médico en caso de duda.

Como resulta lógico, el padecimiento de esta enfermedad puede afectar gravemente al bienestar y la calidad de vida de los mayores, provocando, en algunos casos, desde una aceleración del envejecimiento hasta la aparición de depresiones o un mayor deterioro cognitivo.

Ante esta realidad, la prevención y el estilo de vida saludable se convierten en dos herramientas importantísimas a la hora de lucha contra la diabetes.

Prevención y tratamiento 

La valoración geriátrica y la realización periódica de controles médicos resulta fundamental para detectar la diabetes en personas mayores en sus primeras fases. De esta manera, se podrá establecer un tratamiento adecuado con el fin de minimizar los síntomas efectos de la enfermedad.

diabetes en personas mayores

Una vez detectada, será necesario educar tanto al mayor como a los familiares y profesionales involucrados en su cuidado con el fin de que comprendan el alcance de la enfermedad y la importancia del tratamiento. Para ello, resulta de vital importancia dotarles de unas instrucciones sencillas. Hacerles ver la importancia de llevar una dieta saludable, evitando la presencia de azúcares y grasas, evitar malos hábitos como el tabaquismo o el sedentarismo, y realizar chequeos continuos a la piel y las extremidades.

Desde ASISPA queremos recordarte hoy, 14 de noviembre, Día Internacional de la Diabetes, la importancia de prevenir esta enfermedad que afecta a tantos de nuestros mayores. Te invitamos a compartir con nosotros tu experiencia o dudas a través de los comentarios con el fin de ayudar a otros usuarios. Si quieres mantenerte al día de nuestras novedades en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram, Linkedin y Twitter.